AGARRE Y RESISTENCIA PARA APLICACIONES COLABORATIVAS

Con su nueva línea de pinzas Gripper EGP-C Co-act, Schunk pretende dar un salto evolutivo en la colaboración entre humanos y robots, un escenario que será clave para la producción industrial del mañana.

Gripper EGP C Co act

La nueva generación de pinza Gripper EGP-C Co-act, consigue aumentar la productividad, facilitar un alto nivel de flexibilidad y liberar a los operarios de pasos de trabajo manuales, anteriormente no automatizables o ergonómicamente desfavorables. De hecho, dispone de la certificación y aprobación del Seguro Social Alemán de Accidentes de Trabajo (DGUV) para actividades colaborativas, lo que garantiza la seguridad del producto y reduce los gastos durante la evaluación de seguridad de todo el sistema a través de sistemas de sujeción certificados.

Más fuerza y nuevas aplicaciones

Las fuerzas de agarre que logra alcanzar, llega hasta los 450 N combinadas con un gran recorrido de 42,5 mm por garra. Su potencia inteligente de 24 V es apta para manipular piezas con un peso de hasta 2,25 kg y puede utilizarse en una amplia variedad de aplicaciones.

De esta manera y con esta línea de trabajo Schunk centra su atención principalmente en la industria de proveedores relacionada con la automoción y en los propios fabricantes de automóviles, que trabajan intensamente en los escenarios HRC pertinentes. Además, los especialistas del equipo de Co-act de Schunk se centrarán también en otras aplicaciones industriales, como la ingeniería mecánica, en la que la potente pinza podría convertirse en un acelerador eficaz para aplicaciones HRC que previamente eran inviables debido a la ausencia de accionadores fiables en el margen de carga útil de hasta 2,25 kg.

Schunk

Medición combinada

Para cumplir el límite biomecánico exacto definido en ISO/TS 15066 pese a su elevada fuerza de agarre, la pinza Co-act EGL-C de Schunk cuenta con medición combinada de fuerza y trayectoria. Las garras medidoras de fuerza y los codificadores incrementales integrados en las mordazas base supervisan permanentemente la fuerza de agarre correspondiente y la posición de los dedos prensores.

El procedimiento de agarre almacenado en la pinza se divide en tres fases. En la primera, en una distancia teórica de hasta 4 mm con respecto a la pieza programada, la fuerza de agarre se limita a 30 N. Si se produce una colisión durante esta fase de aproximación, por ejemplo, entrando en contacto con la mano del operario, la pinza asume inmediatamente una sujeción segura sin riesgo de lesión.

Apta para piezas de hasta 2,25 kg, pueden utilizarse en una amplia variedad de aplicaciones.

En la segunda fase, con una distancia de la pieza de <4mm, los dedos se cierran con la fuerza máxima de hasta 450 N ajustable por el usuario. Si el sistema mide la flexibilidad en esta fase de cierre, por ejemplo, porque se esté agarrando una pieza demasiado pequeña y el operario quiera retirarla a mano, este movimiento se detendrá también automáticamente. Lo mismo ocurre si el tamaño de la pieza se pasa 2 mm de las medidas esperadas debido a razones tales como la ausencia de una pieza.

Por último, en la tercera fase, la pinza detecta si la pieza ha sido agarrada con seguridad y, si es así, activa el mantenimiento integrado de la fuerza de agarre tensando el freno. Esto implica que la pieza agarrada no se podrá soltar, ni siquiera en caso de parada de emergencia. Además, no se requiere referenciación en caso de fallo de alimentación.

Más info: www.schunk.com

Ver también:

FUNCIONES DIGITALES PARA LA CARGA AUTOMATIZADA DE MÁQUINAS HERRAMIENTA

MANOS ROBÓTICAS… ¡A LA OBRA!

Comentarios de Facebook