Investigadores mexicanos crean recubrimientos lubricantes de bajo costo

Fueron creados para que sean resistentes a la corrosión, reduzcan las pérdidas de energía por la fricción entre partes y representen un ahorro en el uso de combustibles.

lubricantes de bajo costo

 

El Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq), de México, llevó a cabo una serie de proyectos enfocados en la generación de recubrimientos lubricantes de bajo costo, dirigidos al sector automotriz y aeroespacial -así como a la industria de la transformación y energía-, que sean resistentes a la corrosión y erosión; que reduzcan las pérdidas de energía por fricción entre los componentes metálicos y represente un ahorro en el uso de combustibles.

El proyecto fue desarrollado por el grupo de Procesos Industriales y Recubrimientos, donde colaboran investigadores con la colaboración de estudiantes del posgrado en electroquímica del Cideteq.

laboratorios-cideteq

El profesor investigador en el área de Procesos Industriales y Recubrimientos, Jorge Morales Hernández, aseguró que estas líneas de estudio surgieron por la necesidad en el sector industrial de contar con recubrimientos funcionales ante factores como el desgaste, fragilización, fracturas e incluso la corrosión.“Lo que se busca es enlazar dos áreas sustantivas, es decir, el desarrollo de sistemas de aleación a base de titanio, de níquel y aluminio con adiciones de cromo, molibdeno y boro que nos permitan obtener recubrimientos duros, de bajo coeficiente de fricción y resistentes a la corrosión”, indicó.

Además, puntualizó que, en la línea de materiales duros y resistentes a la corrosión, el Cideteq tiene un proyecto con la Secretaría de Energía de México para el desarrollo de recubrimientos para el sector geotérmico.

“En la geotermia se trabaja con fluidos corrosivos, los recubrimientos que estamos desarrollando buscan proteger los álabes y otros componentes de las turbinas que tienden a fallar por desgaste; en ese sentido, estamos haciendo algunas aleaciones de titanio y níquel. Lo que queremos es ofrecer una tecnología que incremente la vida de estos equipos y, a la vez, pueda anticipar condiciones críticas de falla”.

Por otro lado, en el caso de la industria automotriz, el enfoque se centró más en la dureza, durabilidad y resistencia a la fatiga, donde los recubrimientos puedan trabajar en condiciones de ciclo constante.“Aquí no es sólo pensar en lograr altos valores de, disminución del coeficiente de fricción a través de un recubrimiento de níquel, cromo o titanio modificado con adiciones de boro y molibdeno; esto da como resultado un material con propiedades mecánicas altas en cuanto a tenacidad, pero con bajo coeficiente de fricción”, señaló.

Además, Morales Hernández detalló que el disulfuro de molibdeno (MoS2) -después de reducir su tamaño de cristal a través de una deformación mecánica y de llevarlo a una condición de nanoestructura- muestra un cambio en su textura al ser depositado, lo que lo hace un excelente material lubricante, además de que cuenta con una buena resistencia a la corrosión al ambiente.

lubricantes en industria automotriz

Recubrimientos de bajo costo

En relación con la aplicación de estos recubrimientos en los materiales, el investigador subrayó que obtuvieron un diseño híbrido que además reduce los costos del proceso.

“Nosotros depositamos los polvos aleados con una técnica que le llamamos codeposición. En ella, hicimos un híbrido que consiste en mezclar la deposición electroquímica tradicional y hacer uso de la galvanoplastia para la deposición de micro y nanopartículas de diferentes sistemas de aleación donde pudimos, vía electroquímica, depositar una película en un electrolito y hacer recubrimientos de níquel o zinc modificados a través de la dispersión homogénea de pequeñas partículas atrapadas, lo que da como resultado un material compuesto que es una opción económica y amigable”.

Más información:
www.cideteq.mx