MANIPULACIÓN DE PIEZAS AL VACÍO

En el campo de la automatización industrial, la técnica del vacío es una herramienta útil para ser aplicada a operaciones de montaje, manipuleo, embalaje y montaje de piezas mediante el uso de ventosas. Obtener el vacío de manera sencilla y económica es un requerimiento que esta aplicación requiere.

Ventosas tipo campana

Las ventosas se utilizan en la automatización industrial como elementos de sujeción y transporte de piezas, en dispositivos de carga automática en máquinas-herramienta, en máquinas envasadoras, en transporte de chapas, vidrios, placas y, en general, donde el manipuleo resultaría muy dificultoso por otro sistema debido a su geometría.

Estos elementos de manipulación, generalmente son fabricados con elastómeros sintéticos, inalterables frente a los agentes industriales corrientes y en diferentes tamaños, atendiendo las necesidades de peso y dimensión de las distintas piezas a manipular.

Con el objeto de amortiguar el contacto de la ventosa con las piezas a sujetar, mantener una presión constante contra las mismas, así como compensar pequeñas diferencias  en la altura de las piezas, se han desarrollado accesorios portaventosas, que además permiten una puesta a punto óptima del sistema posibilitando una regulación fina de la posición.

Resultan sumamente adecuados en los casos de sujeción con ventosas múltiples, ya que garantizan un contacto uniforme de las mismas con la pieza, compensando irregularidades o diferencias mecánicas del sistema, lográndose de esta forma una mayor seguridad operativa y una prolongada vida útil de las ventosas.

Recomendaciones para el montaje de componentes para vacío

1. AI realizar el montaje, es preciso observar cuidadosamente el símbolo que indica la función del componente y el sentido del flujo.

2. Todas las roscas son Gas cilíndricas. Preferentemente utilizar conexiones con rosca cilíndrica de asiento frontal.

3. Al montar las tuberías, es necesario asegurarse que estén limpias en su interior.

4. Utilizando sellador de cinta para las uniones roscadas, hay que asegurase que no queden restos dentro del tubo, los que pueden penetrar en el interior del componente y alterar su buen funcionamiento.

5. Montar siempre el generador de vacío lo más cerca posible de las respectivas ventosas. Esto mejorará el tiempo de respuesta puesto que habrá menores volúmenes muertos en el circuito.

6. De acuerdo a la geometría de la pieza a transportar y a su peso, importante considerar la posibilidad de utilizar varias ventosas para equilibrar mejor la carga.

7. El uso de los portaventosas MICRO asegura un contacto amortiguado con la pieza y una presión constante, además de compensar eventuales diferencias de altura de las piezas. Esto incrementa la vida útil de las ventosas.

8. Al usar múltiples ventosas, el uso de portaventosas favorece el ajuste fino del sistema y puede compensar irregularidades o diferencias mecánicas del mismo.

Ventosas para chapa tipo campana SAXM

Es una ventosa para alta velocidad de proceso con grandes fuerzas de retención vertical y lateral para la manipulación rápida de chapas y componentes de carrocería; Manipulación de piezas con superficie aceitada; Carga y descarga de máquinas de mecanizado de metal CNC y de máquinas de corte por láser;  Manipulación de platinas en desapiladores de chapa; Manipulación de piezas con superficies convexas.

Diseño

Ventosa tipo campana redonda (2) con labio sellador flexible, óptima estructura interior, ranura de aceite especial y apoyo interior.

Material elastodur de gran resistencia al desgaste, tanto en la ventosa (ED-85) como en el disco de fricción (ED-65)

Conector Schmalz (SC) de dos piezas compuesto de conector superior (1) y conector inferior incl. disco de fricción (3).

Conector inferior con protección para que no se pierda.

Las boquillas con rosca macho disponen de una junta integrada en la rosca de fijación.

Disponible como ventosa montada o en piezas sueltas.

Por su diseño sencillo, el mantenimiento de estos componentes se limita a una limpieza periódica de sus partes a fin de evitar la acumulación de suciedad dentro de las mismas. Se puede establecer un plan de mantenimiento preventivo que considere intervenciones semanales, cada 400 horas de servicio, cada 1200 horas y cada 5000 horas, estipulando controles visuales, desarmes parciales, limpieza de elementos y recambios preventivos de partes deterioradas.

Más información: www.microautomacion.com

Comentarios de Facebook