MANTENIMIENTO 4.0 Y MÁS ALLÁ

En cualquier industria con uso intensivo de activos, las empresas se ven presionadas para mejorar continuamente el desempeño y la confiabilidad de sus activos mientras minimizan los costos. En este entorno, optimizar el mantenimiento es fundamental.

Aumentando el nivel de madurez: un enfoque por fases

Las nuevas tecnologías, como la nube, gestión de macrodatos, modelización de sistemas complejos y análisis y conceptos avanzados (p. ej., el Internet Industrial de las Cosas (IIoT) y la Industria 4.0), ofrecen a los usuarios la capacidad de planificar, pronosticar y optimizar su mantenimiento de manera estratégica. Aprovechar estas nuevas tecnologías permite una evolución más allá del mantenimiento reactivo tradicional y hacia el mantenimiento proactivo. Este es el futuro de la gestión de mantenimiento, operaciones y activos, concretamente, la gestión del desempeño de activos (APM) 4.0.

Pirámide de madurez del mantenimiento

En la APM 4.0, es importante tener en cuenta los distintos niveles de mantenimiento, el valor de cada enfoque y dónde encajan dichos niveles en una estrategia de mantenimiento integral. La pirámide de madurez del mantenimiento representa visualmente el viaje hacia una ejecución del mantenimiento más proactiva y optimizada; y todo debe integrarse en un sistema de gestión de activos sólido como la norma ISO55000 de la Organización Internacional de Normalización. La gestión de datos, la gestión de riesgos y la mitigación en toda la empresa forman la base de una estrategia integral de la APM.

En la parte inferior de la pirámide de madurez del mantenimiento se encuentra el enfoque más básico, el mantenimiento reactivo, o sea, dejar que un activo funcione hasta que falle. Esto es adecuado para los activos no críticos que tienen poco o ningún impacto inmediato en la seguridad o la disponibilidad de la planta y tienen costos mínimos de reparación o reemplazo.

El siguiente nivel de madurez del mantenimiento es el mantenimiento preventivo (PM), que es un mantenimiento programado regularmente e instaurado con la esperanza de que un activo no llegue al punto de falla. La estrategia del mantenimiento preventivo (PM) indica que el trabajo de mantenimiento se realice con un cronograma fijo o en función de estadísticas operativas y recomendaciones de buenas prácticas del fabricante o la industria. El mantenimiento preventivo (PM) se puede gestionar en el Sistema de Gestión de Activos Empresariales (EAM) o en el Sistema Computarizado de Gestión del Mantenimiento (CMMS).

Algunos patrones de falla de la maquinaria no están relacionados con su envejecimiento ni el uso, pero parecen ser aleatorios. Por lo tanto, a veces se recomienda el mantenimiento basado en la condición (CBM). El mantenimiento basado en la condición (CBM) se enfoca en la condición de la maquinaria y cómo esta funciona. Es ideal cuando los parámetros medibles son buenos indicadores de problemas inminentes. Por lo general, la condición se define con la lógica basada en reglas, donde la regla no cambia según la carga, el ambiente o las condiciones operativas. Si se presenta la condición, las órdenes de trabajo se pueden generar automáticamente para ayudar a mitigar el riesgo y resolver posibles problemas de manera proactiva.

Para los activos más complejos y críticos, la estrategia predictiva es apropiada. Con el mantenimiento predictivo (PdM), las organizaciones pueden pasar de preguntarse “¿por qué sucedió eso?” a “¿qué pasará?”. Las soluciones del análisis predictivo de activos aprenden el perfil operativo único de un activo durante todas las condiciones de carga, ambiente y procesos operativos. Los datos del sensor existente se comparan con los datos operativos en tiempo real utilizando técnicas avanzadas de modelización analítica para determinar y alertar sobre las desviaciones sutiles del comportamiento esperado. Una vez identificado un problema, el análisis de causa raíz y el diagnóstico de fallas ayudan al usuario a determinar la importancia del problema y el curso de acción resultante. Estas notificaciones de alerta temprana permiten a los usuarios abordar las dificultades antes de que se conviertan en problemas que afectan significativamente las operaciones.

La instauración del mantenimiento basado en el riesgo incluye una estrategia de mantenimiento integral que aprovecha los datos existentes, los análisis y las simulaciones de avanzada y, además, los pronósticos para comprender los verdaderos factores que impulsan el desempeño y la confiabilidad de los activos. Al instaurar el mantenimiento basado en el riesgo, las organizaciones pueden ir más allá de la prevención de fallas y hacia la optimización del rendimiento futuro. En otras palabras, pasar de “¿qué pasará?” a “¿qué debemos hacer?”. Esto hace que el activo pase de ser simplemente un centro de costos a un importante impulsor de la rentabilidad del negocio.

Pirámide de Madurez
Pirámide de madurez del mantenimiento

Beneficios del mantenimiento basado en el riesgo

El mantenimiento basado en el riesgo tiene muchos beneficios para las organizaciones. En primer lugar, aprovechar al máximo los activos de producción existentes es un factor clave para el éxito en el logro de los objetivos comerciales. Las soluciones basadas en el riesgo permiten que las empresas prioricen la gestión de activos centrándose en los activos que requieren atención. El análisis avanzado de la criticidad de los activos asegura que los activos más importantes tengan prioridad y se les realice un análisis más riguroso para un mantenimiento óptimo. Cuando se producen fallas en los activos, el análisis de causa raíz permite a los usuarios diagnosticar rápidamente la causa y tomar medidas para eliminar los incidentes recurrentes. La gestión de inventario cuantifica el efecto de las piezas de repuesto para optimizar los niveles de gestión de activos.

El segundo beneficio clave del mantenimiento basado en el riesgo es la estrategia. Al practicar una estrategia de gestión de activos basada en el riesgo y enfocada en el futuro, los usuarios pueden realizar simulaciones y análisis detallados para visualizar los efectos de aplicar diferentes estrategias de gestión de activos y, finalmente, alcanzar la eficiencia a corto plazo y la sostenibilidad a largo plazo. El análisis a profundidad del riesgo brinda un conocimiento detallado de los factores reales que impulsan la confiabilidad y el desempeño de los activos, lo que facilita la planificación a largo plazo. Las amplias capacidades de simulación dan lugar a la inteligencia aumentada, permitiendo que los usuarios vean el impacto de diferentes enfoques de gestión de activos y generando un enfoque estratégico alineado para la gestión de activos y operaciones.

 

Brindar optimización de ciclo cerrado

Una solución integral de la APM empresarial permite aplicar un enfoque APM 4.0 al asegurar que las estrategias de mantenimiento se instauran de la manera más eficiente y efectiva posible. Las soluciones de la APM empresarial gestionan la recopilación de datos de cualquier cantidad de fuentes, incorporan tecnología analítica avanzada que combina la lógica basada en reglas y el aprendizaje automático y, además, pueden desencadenar acciones en el sistema de órdenes de trabajo para gestionar los procesos del mantenimiento y el ciclo de vida del activo físico. Estas soluciones permiten que los equipos de mantenimiento, ingenieros de sistemas, controladores y muchos otros aprovechen la enorme cantidad de datos disponibles en la actualidad y los usen para responder preguntas y tomar decisiones en tiempo real con el fin de maximizar la confiabilidad y el desempeño de los activos.

Con la APM empresarial, los ingenieros pueden identificar y predecir las fallas de los activos de manera temprana para que el personal pueda dedicar menos tiempo a revisar datos sin procesar y más tiempo a mejorar el desempeño de la planta de manera proactiva. La integración con flujos de trabajo avanzados facilita el proceso de mejora continua al impulsar constantemente la excelencia operacional mejorada. Una solución abierta e independiente del hardware permite una fácil integración con los sistemas existentes.

 

La APM 4.0 en acción

Actualmente, las empresas innovadoras están cosechando los beneficios significativos de establecer estrategias de mantenimiento proactivo. Cuando una empresa láctea importante instauró el mantenimiento basado en el riesgo, los resultados fueron la reducción del 30 por ciento del costo de las piezas de repuesto y un aumento del tres por ciento en la productividad en el primer año. La inversión se recuperó siete veces al año y la instauración de la APM originó un cambio cultural sistémico ya que la existencia de extensas bibliotecas de datos propició en toda la empresa el desarrollo de una cultura de conciencia del riesgo, responsabilidad de los activos y la toma los problemas como propios.

En un mercado cada vez más competitivo, las organizaciones de diferentes industrias deben poder dar los pasos decididos que sean necesarios para optimizar sus operaciones y estrategias de mantenimiento. Para ofrecer resultados sostenibles, ya no es una opción sino una necesidad contar con una solución rigurosa de mantenimiento basado en el riesgo que pueda evaluar cómo deben equilibrarse el costo, el riesgo y el desempeño conforme avanza el tiempo. Instaurar la APM 4.0 hace posible la transición a un mantenimiento completo basado en el riesgo para mejorar el desempeño de los activos, aumentar la confiabilidad de los activos, reducir el riesgo y, finalmente, lograr la máxima rentabilidad de las inversiones en activos.

Trabajo publicado en Uptime Magazine – MAYO 2018 / Publicación de reliabilityweb.com

Autor:  Alok Pathak / Director y jefe de asesoramiento global en gestión, movilidad y análisis de activos de AVEVA.

Comentarios de Facebook