MECANIZACIÓN AGRÍCOLA: UN SECTOR INTELIGENTE CON FUTURO PRECISO

La metalmecánica de baja y alta complejidad, calientan motores.

maquinaria agrícola

La Argentina siempre fue conocida por tener agricultura de punta y hoy vuelve a esa tecnología gracias a la quita de retenciones y crece hacia la maquinaria de alta potencia. Según datos del Indec, la maquinaria creció un 105 por ciento en ventas en 2016 respecto al año anterior, con una facturación de $ 19.385 millones. Sembradoras, pulverizadoras, tractores y cabezales fueron las más demandadas por el mercado y en lo que va de 2017, ya se patentaron 4039 máquinas, según la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), con una suba del 66 por ciento respecto del mismo período del año anterior.

El informe, “El valor agregado de la Maquinaria Agrícola y Agropartes de Argentina”, elaborado por los ingenieros del INTA Mario Bragachini y Fernando Ustarroz, brinda una visión de lo que puede ocurrir con el sector hacia el 2025. En la publicación, los técnicos sostienen que la maquinaria agrícola deberá estar preparada para operar en un contexto de cambio y variabilidad climática. A su vez, informan que los productores agropecuarios comenzarán a requerir máquinas con mayor capacidad de trabajo, las cuales serán en gran parte autoguiadas y robotizadas.

Los especialistas estiman que serán más amigables con el suelo y el medio ambiente. En cuanto a las tendencias tecnológicas del sector metalmecánico destinado a la agroindustria, sostienen que podrían darse avances revolucionarios en electrónica, software, comunicaciones y conectividad.

Maquinaria agrícola

Exportar tecnología

El informe destaca que el sector de la Maquinaria Agrícola Argentina (600 terminales y 260 agropartistas) suman 860 Pymes que ocupan directa e indirectamente unos 80.000 puestos de trabajo, localizados un 43% en Santa Fe, un 32% Córdoba, 18% Buenos Aires y un 7% las demás provincias.

“Argentina es el segundo país en el mundo en adopción de Agricultura de Precisión después de EE.UU. y el primero de Latinoamérica en desarrollo, fabricación y adopción” y señala “El país posee más de 20 empresas nacionales de nivel internacional que producen electrónica y software para transformar a las Máquinas Agrícolas Argentinas en inteligentes, autoguiadas, autoregulables e híper conectadas con la nube web, bases que procesan la información y permiten a las máquinas mejorar sus prestaciones, con ello se adquiere competitividad global satisfaciendo la exigente demanda del mercado interno y también exportando competitivamente en más de 50 países”

Argentina es el segundo país en el mundo en adopción de Agricultura de Precisión

La mirada del INTA

Precisas, robotizadas y automatizadas. Amigables con los operarios y el ambiente. Con inteligencia precargada y registros de datos. Así serán las maquinarias hacia 2025, un sector en auge que demanda conocimiento y mayor sustentabilidad. De acuerdo con Mario Bragachini –especialista en agroindustria y agregado de valor del INTA–, “las máquinas del futuro estarán robotizadas en un 70 %”, además de ser precisas e inteligentes, con automatismo programable y sensorizada con infrarrojos o visión artificial. Además, podrán realizar diagnósticos para la toma de decisiones mediante modelos de simulación Big Data.

“Las máquinas serán más productivas, con menos consumo de energía y emisiones, más amigables con el suelo, el ambiente y el operario”, explicó Bragachini quien, además, agregó: “No sólo serán inteligentes para producir granos y forrajes sino cultivos regionales e industriales y producciones pecuarias, todos con procesos y productos trazados y certificados”. En este contexto, será clave “adaptarlas y guiarlas respetando la variabilidad de suelo, cultivo, del clima y las variables que se puedan detectar y manejar cada metro cuadrado de la unidad productiva.

En cuanto a las energías renovables, el técnico consideró que “tendrán mucho protagonismo en el sistema agroalimentario argentino”, así como las impresoras 3D, los satelitales y nanosatelites, redes de radares y el sensoramiento remoto portable sobre satélites, aviones, drones, para optimizar el manejo de insumos y cultivos variables.

A su vez, las máquinas estarán hechas con nuevos materiales más biodegradables, aceros de alta resistencia y materiales aleados de bajo peso, muchos biomateriales. “El futuro encontrará al sector de máquinas, agropartes y agrocomponentes argentinos muy actualizados y tremendamente diversificado con competitividad sistémica y más de 50 % de nuevos puestos de trabajo incorporados”, vislumbró Bragachini, al tiempo que sentenció: “La Argentina y la metalmecánica de baja y alta complejidad tienen buenas posibilidades de desarrollo prospectivo al 202

Más información:
www.inta.gob.ar