NAVEGANDO NUEVOS DESAFÍOS

Corren tiempos de cambios, sobre todo en el sector metalúrgico. Innovar es la clave. SEW-EURODRIVE -en el marco de sus 25 años en el país- presenta el caso de CAPRIA S.A., un claro ejemplo de una empresa local que, basada en su experiencia en ingeniería y mecanizados de precisión, se abre a nuevos clientes y mercados internacionales con soluciones de elevación automatizada para embarcaciones.

Elevador Robotizado

Para conocer esta historia, Máquinas & Equipos entrevistó a Mónica Capria, Marketing and Business Development de la compañía e hija de Domingo, fundador de la empresa. “Hace aproximadamente 8 años una empresa de guarderías náuticas nos presentó la necesidad de generar una solución innovadora para el movimiento de embarcaciones en sus almacenes. Al estar acostumbrados a los desafíos, nos motivó mucho esta nueva oportunidad.”

Capria cuenta con más de 50 años de experiencia en el diseño y producción de piezas y estructuras para industrias pesadas -minería, petróleo, gas, etc. “La propuesta además coincidió con la pasión de mi hermano por las embarcaciones y la nave-gación” nos cuenta, Mónica, en alusión a Andrés, también socio en la empresa familiar.

“No nos quisimos quedar con ofrecer simplemente una grúa y un elevador para poner la embarcación en el agua, fuimos unos pasos más allá. Investigamos sobre ingeniería de movimientos e hicimos foco en los factores claves de este tipo de servicios:
optimizar los espacios de almacenamiento, reducir el tiempo de botado y hacerlo de manera segura, para las embarcaciones y las personas”.

Se deduce que los accionamientos y el control de movimientos son el corazón del proyecto. Entonces era fundamental un partner que garantizara la velocidad, optimización y seguridad necesarias. Y aquí es donde entra en juego SEW-EURODRIVE. “Los conocíamos de otros proyectos realizados. Sabíamos que sus soluciones eran garantía para este nuevo desafío. Hemos logrado, con su apoyo, asegurar el traslado de la cama al agua en menos de 2,5 minutos”, nos cuenta Mónica.

SOBRE CAPRIA S.A.

Una historia de innovación permanente
En 1966 Domingo A. Capria inicia su actividad en un pequeño local en Barracas, con un
paralelo, una afiladora y una perforadora fa- bricando piezas de reposición para la industria alimenticia. Durante las 3 décadas posteriores emprendió un camino de crecimiento cons-tante respecto a sus instalaciones, tecnología de producción y diversificación de sectores objetivo. Con la incorporación de la próxima generación -sus hijos Mónica y Andrés- hoy se consolidan como una empresa familiar
pujante situada en el Parque Industrial de Garín, con una planta industrial de 4.000 m2, una superficie total de 10.000 m2 y una potencia instalada de 1.280 kW. Abastecen con piezas de precisión, repuestos especiales, equipos e ingeniería a un amplio grupo de Industrias: acero, tubos, laminados planos, minería, petróleo, gas, construcción, entre otras. Los sistemas de elevación
automatizados, son su nuevo desafío.
+ INFO: www.domingocapria.com

 

Hoy su solución para almacenamiento y botado de embarcaciones ya se encuentra instalada y
funcionando en 4 importantes guarderías de la zona norte de Buenos Aires y del sur de Santa Fe.

“Si bien el mercado náutico en Argentina, ha crecido fuertemente, aún es menor comparado a otras regiones. Nos animamos y salimos a presentar nuestra solución fronteras afuera. Estamos en proceso de evaluación con propuestas en países como Australia, Estados Unidos y algunos países de Europa. Son procesos largos, y son mercados con mayores requerimientos regulatorios. Vamos por buen camino, incluso a partir del éxito de este emprendimiento en el sector náutico, estamos desarrollando equipos de elevación robotizados para estacionamientos de automóviles. Ya tenemos un proyecto en marcha en la Ciudad de Buenos Aires”.

“En esta etapa, SEW también nos ofrece un valor agregado en cuanto a las garantías de la solución. Al ser una marca con presencia global, no necesita carta de presentación, además en caso de reparaciones o necesidad de repuestos acorta drásticamente los tiempos, valor crucial en este tipo de servicios”.

¿Cómo funciona el sistema de elevación?

Cuando un barco atraca frente al almacén, hay dos tipos de elevadores, según sus dimensiones. Para los de mayor porte (5 toneladas y 24 pies de largo) se utilizan los polipastos giratorios, que consisten en un brazo de elevación y un engranaje circunferencial.

Para esta opción, SEW-EURODRIVE propuso un motorreductor modelo K167(1) combinado, por su prestación para dicha aplicación.

Para los botes más pequeños y livianos se cons-truyeron elevadores en ángulo. Los polipastos en ángulo trabajan como ascensores, pero con traslado angular. Este tipo de polipasto consta de dos rieles de guía y seis ruedas para el carro de elevación, un tambor para el cable que está conectado directamente al eje del motor impulsor, una polea y amortiguadores de interruptor de límite. Aquí se utilizó un motorreductor modelo R97 con freno. Ambos polipastos se controlan automáticamente.

El operador ingresa los parámetros utilizando una pantalla DOP11B. La velocidad de los motores de CA se controla a través de un inversor estándar SEW MOVITRAC® B. Cuando La embarcación se extrae del agua, se transfiere a un puente grúa, que consiste en una torre con un sistema de elevación y rotación que  puede girar 180°. Dos uñas, unidas a la grúa, se utilizan para recoger el barco y “estacionarlo” en los racks de almacenamiento.

Más información: www.sew-eurodrive.com.ar

Ver también:

MANIPULACIÓN DE MATERIALES EN FORMA DINÁMICA Y SEGURA

 

Comentarios de Facebook