Las empresas invertirán el 5% de sus ingresos anuales en la cuarta revolución industrial

Para 2020 se destinará este capital a la compra de sensores, computación en la nube, inteligencia artificial y demás tecnologías que marcarán la Industria 4.0.

pantalla robot inteligencia artificial

Una encuesta realizada por la empresa PwC, cuyo foco fueron las fintech y la digitalización, concluyó que los líderes del sector industrial del mundo planifican invertir cinco por ciento de sus ingresos anuales en digitalizar las funciones esenciales de las cadenas vertical y horizontal de sus empresas para el año 2020. Eso equivale a $907 mil millones de dólares.

Según datos de Logicalis -una firma especializada en transformación digital-, todo lo relacionado con sensores, computación en la nube e inteligencia artificial formará parte de esta cuarta revolución industrial. Y aseguran que otras tecnologías que marcarán la Industria 4.0 serán la robótica avanzada, la realidad virtual, la fabricación digital, la impresión 3D, los medios de captura sofisticados y el análisis de datos.

Asimismo, se prevé una mayor adquisición de dispositivos inteligentes, la masificación en la contratación de “software como un servicio”, y el uso de plataformas y aplicaciones gestionadas por algoritmos.

Un momento de transformación

Federico Gómez, director general de PayPal Hispanoamérica, dijo que puede que la gente no se percata a simple vista, pero la empresas y las industrias están en pleno proceso de innovación, entrando en el mundo estar interconectadas con inteligencia tecnológica que cambiará la manera de hacer negocios.

“La sociedad inteligente y los trabajadores tecnológicos son parte de esta revolución, la cual consiste en digitalizar los procesos productivos de las industrias para hacerlos más rápidos y eficientes mediante la implantación de tecnología inteligente”, destacó.

Según Gómez, esta cuarta revolución industrial apenas da sus primeros pasos, pero a largo plazo propone la interconexión de las máquinas a través de internet, de ahí el término Internet de las Cosas (IoT).

EL FUTURO CERCANO

Gómez consideró que el escenario que se vislumbra es uno en el que las máquinas y los trabajadores estarán conectados creando un proceso de fabricación o de servicios más flexible, eficiente en recursos y personalizado. Se trata de fábricas inteligentes y automatizadas, en las que la fuerza del conocimiento de la máquina sustituirá a la fuerza del conocimiento del hombre.

“También se desarrollará al máximo la realidad virtual, que será útil para capacitar trabajadores sin tener que detener máquinas o líneas de producción y para realizar simulaciones de diseño de nuevos productos”, puntualizó.


ME Data

Comentarios de Facebook