Como la robótica pasó de los “fierros” a la inteligencia artificial

La llegada de la automatización no tiene que ver tanto con robots humanoides, sino con algoritmos de inteligencia artificial capaces de tomar todo tipo de decisiones.

Inteligencia-Artificial

El término “robot” apareció por primera vez en 1921 en la novela R.U.R. de Karel Capek, y proviene del checo “robota”, que significa servidumbre, trabajo forzado, esclavitud. Temidas y amadas, estas máquinas se han convertido en elementos imprescindibles de los avances tecnológicos. Sin embargo, a partir de 1956 -año en el que se habló por primera vez de inteligencia artificial durante la Conferencia de Darmouth- la investigación en robótica ha ido en la búsqueda de robots más humanos y cada vez menos herramienta.

La evolución de las máquinas

  • Unimate: es considerado el primer robot industrial de la historia. Fue instalado en una plata de General Motors en 1961. Se encargaba de transportar las piezas fundidas hasta la cadena de montaje donde se procedía a su soldadura. Todas las tareas estaban preprogramadas.
  • Wabot-I: fue el primer robot con aspecto humanoide e inteligente. Fue obra de investigadores de la Universidad de Waseda, en Japón, en 1973. Tenía sistemas de visión, conversación y control qen las extremidades que le permitían andar, agarrar cosas y decir algunas frases en japonés.
  • Puma: fue creado en 1977 por Victor Scheinman, con ayuda de General Motors. Se trató de un brazo manipulador programable universal con un sistema de seis ejes que le permitía alcanzar cualquier posición a su alrededor. Marcó la evolución de los siguientes brazos robóticos. Uno de sus modelos se utilizó para la primera biopsia cerebral estereotáxica robótica en 1985.
  • Da Vinci: calca y robotiza los movimientos que realiza un cirujano humano. Fue diseñado por Intuitive Surgical en el 2000 y permite cirugías complejas con procedimientos mucho menos invasivos al aumentar la visión y precisión que tendría un humano.
  • Baxter: creado en el 2012 por la empresa Rethink Robotics, es uno de los principales exponentes de la robótica colaborativa. Cuenta con una cara que expresa emoción a través de una pantalla y busca facilitar el trabajo en conjuntos, incluyendo sensores de fuerza para evitar dañar a los humanos.
  • Atlas: fue obra de Boston Dynamics en 2013 y es uno de los robots bípedos más populares por su increíble agilidad. Su último modelo, el Atlas Next Generation, es capaz de caminar sobre terrenos abruptos, agarrar cajas y abrir puertas.
  • Pepper: es un humanoide creado en el 2014 y es el precursor de las máquinas con emociones. Más allá de manipular objetos, se centra en “hacer feliz a la gente”. Gracias a su capacidad de reconocer caras y tonos de voz, identifica los sentimientos de los interlocutores para responder de acuerdo a ellos.
  • SAM: fue diseñado por la empresa Construction Robotics y pensado para trabajar junto a humanos. Es un robot albañil semiautomático capaz de agarrar ladrillos, ponerles cemento y colocarlos en el sitio adecuado para construir un muro. Puede colocar entre 800 y 1.200 ladrillos al día.
  • Sawyer: tiene un software llamado Intera 5, que le permite diseñar por sí mismo rutinas de trabajo para procesos complejos.
  • Watson: es el sistema de inteligencia artificial estrella de IBM, ya que es un robot que abandona el hierro y pasa a la nube. Está programado para responder preguntas formuladas en lenguaje natural. Hoy en día, entre sus múltiples aplicaciones, se utiliza para el reconocimiento de imágenes médicas.

Más información:
www.mit.edu

Comentarios de Facebook