Software de última generación para la industria del forjado

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) pone a disposición su software de última generación que permite simular el proceso de forjado en sectores como el automotriz, el aeroespacial y energías renovables, entre otros.

Fundición de acero

El desafío para el sector de forjado argentino consiste en emplear herramientas superadoras de los métodos meramente empíricos, con el fin de reducir los tiempos de desarrollo, la incertidumbre a la hora de presupuestar piezas y el desperdicio de materias primas.

Luego de una tarea de vigilancia tecnológica para detectar cuáles son las empresas líderes a nivel mundial que trabajan en el forjado, el INTI se vinculó con especialistas a nivel internacional y adquirió un software de última generación. La empresa alemana Simufact, que confió en la propuesta del Instituto para impulsar proyectos de capacitación e investigación y para desarrollar estas herramientas de forjado en Argentina, es la proveedora de esta nueva tecnología.

El software que se utiliza se denomina Simufact Forming y permite simular el proceso de forjado en caliente. Lo que hace es darle forma a un material, que en Argentina el más común es el acero, por medio de sucesivas deformaciones plásticas.

En este sentido, simula el proceso de fabricación utilizando los mismos parámetros que el forjador en la planta: tipo y dimensiones del material de partida, la temperatura, la geometría de las matrices y la máquina utilizada en el proceso de fabricación, por citar los principales.

El Centro INTI-Mecánica busca asistir técnicamente a las empresas forjadoras tanto en la aplicación de las simulaciones numéricas, como en el estudio de alternativas para mejorar el precalentamiento de matrices y en las tecnologías de gestión para aumentar la competitividad.

5 beneficios para la industria

1. Realizar el diseño de nuevas piezas con mayor certeza que mediante el método tradicional, que se basa en la experiencia del forjador, y el método de prueba y error.

2. Analizar defectos de piezas que ya se están fabricando y buscar la mejor forma de solucionarlos.

3. Cuidar la maquinaria, ya que con el simulador se puede verificar que la fuerza necesaria durante la deformación del material no supere la capacidad nominal de la prensa empleada. De suceder esto último puede sobrevenir la rotura del equipo con altos costos de reparación y el lucro cesante derivado de no poder utilizarlo durante su reparación.

4. Cotizar piezas con mayor precisión, gracias al ajuste previo del proceso antes de fabricar la matricería.

5. El costo de fabricación de la matricería es elevado y un mal diseño previo puede llevar a correcciones o incluso a que la misma no sirva. Esto puede evaluarse previamente con el simulador para evitar costos asociados al trabajo o incluso el descarte de una matriz en la etapa de diseño.

Más información: www.inti.gob.ar

Ver también:

ADDIT3D, la feria internacional de fabricación aditiva y 3D

Dispositivo de seguridad con bloqueo: Serie AZM 200

 

 

Comentarios de Facebook